Ana, una traductora risueña, reta al pulso chino a Norberto, un funcionario alegre interiormente