Tanta afinidad que escogen hasta el mismo menú pero ¡no se acuerdan de sus nombres!