Una buena primera impresión puede con todo... ¡hasta con la verborrea de Adrián!