Por mucho arte abstracto y palabrería poética, si te comparan con un gatito no hay vuelta atrás…