Zeljko: “Yo tengo oído absoluto y, cuando me tiro un pedo, sé reconocer la nota de su ruido”