Vanessa, indignada: “Me gusta la ufología, pero no quiero que me lleven en platillo volante”