Valentín y Pedro, hechos el uno para el otro: ¡coinciden en los fetiches sexuales!