Tamara, una placa de policía y su altísimo príncipe azul