Sobera, a Fernando: “¡Estoy empezando a enamorarme de ti, para de decir cosas bellas!”