Sobera y Matías se parten con la poesía que le deja a su cita: “Comerte el c*** como desayuno”