Sheila: “No me gusta la carne, me da pereza masticar tanto”