Sebastián es un novio complicado: “No me gustan los besos”