Sara lo tiene clarísimo: “Me gustan los garrulos”