Rubén: “No rompas mi sueño para echar un polvo, después lo echamos”