Rubén y Fran comparten mala suerte en el amor y gusto por los mismos pantalones