Romina, a Alfonso: “Soy menos romántica que un jabalí enfadado”