El Rocío y la Semana Santa “dividen” la cita entre María y Jesús