Ramón advierte a Alejandra: “Yo en mi casa ando en pelotas”