“Quita bicho” y otras formas de rechazar una segunda cita