Pone fin a la cena con esta excusa: “Es que me tengo que ir a Majadahonda”