Pedro y Zoraida se comen la oreja (literalmente) en su primera cita