Nuria y José María, dos místicos sin complejos: se pasan la cena hablando del más allá