Nuria y Ángel demuestran que dos catalanes pueden hablar con respeto sobre el independentismo