Nelson y Paula, unidos por las tortitas de chocolate y por el puenting