Miriam lo tiene claro: “Es majo pero no me pone nada, no mojo braga”