Luis no puede vivir sin… ¡Purpurina!: “Sin ella no soy nadie”