A Masashi le gustaría ser coreano en vez de japonés para triunfar con su cita: “Qué lástima por mí”