Markos no se corta: “Juego de Tronos me parece un culebrón venezolano medieval”