María quería una segunda cita con Carolina pero, cuando la ha visto, ha dicho que no