Manuel: “Estaba relleno como un pavo y ahora estoy escurrido como un cirio de Semana Santa”