Manuel: “Si yo me pongo a cuatro patas y te hago cositas, ¿me acoges?”