Luz, a Sara: “Escúchame, que yo no estoy gorda por casualidad”