Shelly abre su estómago antes que su corazón: tres platos, postre ¡y exigencias!