Laura y Alejandro viven en la misma urbanización de Roquetas y no se han visto nunca