Ken y Sergi terminan su cita en el reservado y... ¡con un beso!