José, a Ania: “Si yo me casase en una iglesia saldría fuego”