Emily se queda sin palabras con la particular forma de bailar de Jonathan