Isabel, 87 años: “Me gusta bajar por la barandilla de las escaleras”