Ignacio y Ana María o la demostración de que el odio a primera vista también existe