“Hola, soy Jazmín, y tengo fobia… ¡A los botones!”