Gracias a Anna sabemos que Putin prohibió saludarse en Rusia con un beso en la boca