Erik, a Carla, en su primera cita: “¿Te gustaría que te diera con un látigo?”