Eduardo no desaprovecha la oportunidad y se come el postre de su cita