Eduardo asusta a Mubareck: “Me gustan los cementerios porque me trasportan a una paz inmensa”