¿Debemos buscar a una pareja que sea igual que nosotros… o diferente? Ésa es la cuestión