Daniel siente que su cita con María, más que una cita, es un interrogatorio