Dani y Lillo, ¿la casualidad o el destino?