Asier paraliza su cena para ir a acicalarse al baño: ¡se ha llevado el peine y la laca!