Anna y Melannia 'conectan' con tan solo cogerse de las manos