Alejandro, realmente preocupado: "Menos mal que no había platos antibarba"